MERCURIO

|

Dios del comercio y de la elocuencia, tenía su lugar en el Mitreo de la colonia. Era hijo de Júpiter. Ya desde su nacimiento, fue un niño muy bribón. Luchó con el célebre Cupido y derribándole con una zancadilla, le robó el carcaj. Le hurtó la espada al dios Marte. Lo mismo hizo con el tridente de Neptuno, el ceñidor de Venus y el cetro al mismísimo Júpiter. Todo esto hizo que
fuera arrojado del cielo, viniendo a parar a la tierra. Con el tiempo, se le echaba en falta en el reino celestial, por lo que fue llamado de nuevo. Fue nombrado ministro por Júpiter, y mensajero del Olimpo. En la siguiente fotografía, podemos ver una estatua sedente de Mercurio

Al ser el mensajero de los dioses, tanto su caduceo como sus tacones están provistos de alas, como se puede apreciar en la anterior estatua.  A su izquierda, se observa una lira, ya que fue este dios el que la inventó. Este instrumento musical fue hecho en un principio con un caparazón de tortuga. En la fotografía anterior, se ve dicho instrumento realizado con cuernos de antílope.

Fuente: Mitología Griega y Romana. J.Humbert.

4 comentarios:

granargaceño dijo...

La verdad es que es muy interesante lo que cuentas de la mitología griega, me ha interesado desde siempre. Sigue así que es muy bueno. Te he enlazado desde mi blog para estar al día de tus novedades. Un saludo.

AugustaEmerita dijo...

Gracias, . Acabo de hacer lo mismo de lo mismo. Saludos a Loja.

Isabel Romana dijo...

Menudo angelito. ¿Será por sus artes y artimañas por lo que lo hicieron patrón del comercío...? Es broma. Un abrazo muy fuerte.

AugustaEmerita dijo...

Buenas Isabel. Pues si, este personajillo era un poco travieso. Menuda la que lió en el Olimpo.
Saludos.

 

©2009 MERIDA ROMANA | Template Blue by TNB